Star Wars. Música de una galaxia muy muy lejana.

El Despertar de la Fuerza

El Despertar de la Fuerza

La música habla a nuestro yo más interior y una de las cualidades que tiene la música en el cine es la de abstraernos y conseguir que, con solo unos acordes, seamos capaces de revivir las sensaciones que nos trajo la película. Por eso, para escribir el post de hoy, pensé que lo mejor sería que lo escribiera un autentico experto en el tema así que después de ver El Despertar de la Fuerza convencí a un gran amigo, Fausto Murillo, director de orquesta, profesor de lenguaje musical y armonia y autor del blog La batuta de un cooltureta para que escribiera un pequeño artículo sobre el tema. Aquí tenemos el resultado que aunque escapa un poco del tono habitual de lo que se suele encontrar en nuestro blog espero que lo disfrutéis tanto como yo al leerlo.

Sigue leyendo

Música y videojuegos: Jeremy Soule

Jeremy Soule

La música forma parte del ser humano desde los principios de la humanidad y tiene la capacidad de transformar nuestra visión de la cosas. El teatro y el cine usan la música como apoyo a lo que transmiten y muchas veces la música conecta de una forma tan íntima con los oyentes que son capaces de llegar más profundamente que las simples palabras. La música afecta si necesidad de conocer el idioma y puede saltar los factores culturales.

El mundo de los videojuegos no ha sido inmune a esto y desde sus inicios en los arcades el uso de micropocesadores permitió la inclusión de música aunque esta era monofónica en su mayoría y su era más bien esporádico. Pero según avanzaban las posibilidades técnicas de los ordenadores aparecieron los chips de sonido en los Amiga que permitieron reproducir pequeñas muestras de sonido pregrabadas y residentes en memoria lo que serian los comienzos de soundfonts. Más adelante, el uso del cd-rom y de las tarjetas de sonido, la descompresión por hardware y el uso de hasta 256 canales… ha permitido que la música de los videojuegos sea un genero propio que igual que en el cine va más allá de las pantallas.
Sigue leyendo