Simpatía por el Diablo

SympDev000

 

Ni John Dillinger fue el tipo carismático y glamuroso de las múltiples películas basadas en su vida, ni Robin Hood fue el elegante ladrón y experto con arco que hacía suspirar a las damas inglesas por los bosques de Sherwood. En realidad, por lo que sabemos de ambos personajes, fueron tipos bastante desagradables: rudos, violentos y peligrosos. Sin embargo, como en muchos más casos similares (Bonnie y Clyde, Jesse James) la tendencia a mitificarlos y endulzar la leyenda ha sido más poderosa que la realidad, a menudo indeseable. ¿Por qué? ¿Qué hay dentro de nosotros que nos lleva a sentir simpatía por el Diablo?

RECUPERANDO CLÁSICOS: OJALÁ ESTUVIERAS AQUÍ

wywh000

 

¡Estoy tan aburrida! La vida de la joven Lynda en un pequeño pueblo de la costa sur de Inglaterra, a finales de los años 50, es asfixiante. La rigidez de las normas sociales, la hipocresía y represión sexual y la falta de un futuro mínimamente emocionante están pasando factura. Además, llueve sobre mojado: tras la muerte de su madre, cuando Lynda tenía 11 años, ella no ha vuelto a ser la misma. En realidad, va cuesta abajo.

Un futuro perfecto

futurismo000

 

Hubo una época en que mirábamos hacia el futuro con ilusión. En que la ciencia ficción no planteaba distopías, futuros espeluznantes, preguntas filosóficas existenciales. Una época feliz en la que la fe en el progreso nos henchía de orgullo ante nuestro ingenio y de optimismo para, de un modo u otro, lograr un futuro próspero y feliz.

Más que nada, porque el día a día se presentaba oscuro, muy oscuro.

SOSPECHOSOS POCO HABITUALES

suspects000

 

– Hola, ¿tienes un momento para nosotros?
Uno espera escuchar esta frase de boca de Testigos de Jehová, encuestadores de Oxfam o de Avón-llama-a-tu-puerta, pero nunca de una pareja de Mossos d’Esquadra con su chaleco antibalas, su placa y su pistola reglamentaria. Quizás por eso (especialmente, por la pistola) asiento con la cabeza.

Pateando culos con estilo

estilo000

 

Seguro que no lo has pensado antes, pero ¿te has preguntado qué pasaría si la aventura de tu vida sucediera hoy mismo? Vas por la calle y te ves implicado en un tiroteo, o en la búsqueda arqueológica del siglo, o te recluta la Rebelión para acabar con el Imperio… y tú tan ricamente, de chándal, como un vulgar mafioso de Azerbaiyán. Eso no puede ser, camarada. El héroe, como el revolucionario, debe estar preparado en todo momento para la aventura. Síguenos en este breve recorrido sobre cómo vestir para la ocasión (sin dar demasiado el cante) con la ayuda de nuestros protagonistas preferidos.

RECOMENDACIONES DE NAVIDAD

recnav000

 

Para estas fechas, cómo no, os deseo mucho turrón, cava, pedos, resacas, digestiones pesadas y sexo. Todo en cantidades industriales. Esas son las cosas que hacen feliz a un ser humano como es debido. Pero como además sois frikis, me permito recomendaros algunas joyitas que pueden haber pasado un tanto desapercibidas, más allá del «hype» publicitario de Rogue One y de The Arrival. Hay de todo y el orden es totalmente aleatorio, no por preferencia, calidad ni nada de eso. Vamos, que es como si estuviéramos en un bar tomando unas cañitas y os la recomendara entre tapita de olivas y tapita de bravas.

SIETE EVAS: ¿QUÉ PASA CONTIGO, STEPHENSON?

7evas000

 

No es ningún secreto que Neal Stephenson ha sido, durante bastante tiempo, uno de mis autores favoritos en el campo de la ciencia ficción «dura». Novelas como Criptonomicón, Snowcrash o, especialmente, La era del diamante me hicieron caer rendido ante los encantos del escritor de Maryland en sus distintas encarnaciones. Tras leer su última épica, Siete Evas, sin embargo, me queda una sensación agridulce: ¿eran solo cantos de sirena?