Grumpysodio IV: Los últimos Talibanes

SWVIII00

 

Confieso que siempre me ha parecido un fenómeno extraordinario: los fans de la saga que a cada nueva entrega se sienten “traicionados” o que creen que la última película ha “traicionado el espíritu original” de la saga. Los talibanes de Star Wars. Los que vivirían viendo la trilogía original en bucle, porque todo lo demás les parece anatema. ¿Todo? No. A la inmensa mayoría les encanta el Universo Expandido, que a mí me pareció siempre una soberana gilipollez y un sacacuartos más que evidente. Porque seamos sinceros: lo que los talibanes de Star Wars añoran es… su infancia.

Anuncios

La Saga de Miles Vorkosigan.

El juego de los Vor

Me gustan las Space Operas. Seguramente la visión de Star Wars cuando era un crío fue lo que me atrajo hacia que la ciencia ficción sea un genero que me encanta. Y aunque me encanta disfrutar de autores como Asimov, Niven, William Gibson o Fran Herbert, las Space Operas, esas novelas que mezclan aventuras, guerras entre imperios galácticos, exploración espacial… siguen atrayéndome y haciendo que mi imaginación vuele como un niño. Así que hoy vamos a hablar de una de las series que más me ha gustado. La Saga de Miles Vorkosigan.

Sigue leyendo

La serie B de la Generación X (I): Cine de Sci-Fi

serieb80s000

 
Comencemos aceptando un axioma con el que, creo, muy pocos estaréis en desacuerdo: si hubo cine de ciencia ficción en los años 80, fue gracias a La guerra de las galaxias. En realidad, el impacto de la película de George Lucas fue uno de los últimos fenómenos masivos de un mundo menos fraccionado que el actual, a la escala, quizá, de Elvis Presley, Sofía Loren o el punk.

Los tejedores de cabellos de Andreas Eschbach

Los tejedores de cabellos Andreas Eschbach

Hay literaturas, sobre todo cuando nos referimos a las de género, que están tan lejos y a la vez tan cerca. Y cuando nos referimos a la ciencia ficción y la fantasía esas distancias pueden llegar a ser siderales. Tal es el caso de la ciencia ficción alemana, de la que tan poco sabe el lector medio. No hay demasiadas obras que traspasen las fronteras germanas y lleguen al mercado hispanohablante. Hoy, pues, los Crying Grumpies nos congratulamos de poderos presentar una de las honrosas excepciones: Los tejedores de cabellos, de Andreas Eschbach.

Sigue leyendo