Spider-Man: Raimi v.s. Webb

Sólo diez años han pasado entre el estreno de Spider-Man 2 de Sam Raimi y el The Amazing Spider-Man: El poder de Electro de Marc Webb. La semana pasada, al salir del cine tras ver la nueva película del hombre araña, me fijé en que mucha gente comparaba la no tan antigua versión de las aventuras de Peter Parker con la recién estrenada. La pregunta a la que quiero dar respuesta hoy es ¿Qué saga de Spider-Man nos gusta más? ¿Nos tiene Webb atrapado en sus redes o aún perdura en nuestra memoria ese beso bajo la lluvia de Raimi?

Los protagonistas

Es curioso cómo en una historia que tiene tantos elementos comunes podemos encontrar tantas diferencias entre personajes similares o idénticos. La versión de Marc Webb gana por goleada este apartado con un Peter Parker (Andrew Gardfield) que le da mil vueltas al anterior (Tobey Maguire) y una Gwen Stacey (Emma Stone) que hace palidecer, más aún si cabe, a la antigua Mary Jane Watson (Kirsten Dunst). Incluso el Spider-Man moderno goza de unos diálogos más socarrones y oportunos que el de Rami, que parecía en demasiadas ocasiones no divertirse con la tarea de superhéroe.

JJ Jameson - Felicia Hardy - Felicity Jones

Los secundarios

Mientras que Martin Sheen y Cliff Robertson protagonizan un empate técnico como Ben Parker, en general los secundarios de Raimi son mejores que los secundarios de Webb. La May Parker de Rosemary Harris fue una tía mucho más querida y entrañable que la de Sally Field y pese al intento de introducir a Flash Thompson (Chris Zylka) en la primera película y a Felicia Hardy (Felicity Jones) en la segunda, lo cierto es que se echa mucho de menos a un grandísimo secundario cómo fue el J. Jonah Jameson de J.K. Simmons.

Harry Osborn

Los antagonistas

Los malos son una parte muy importante de cualquier película de superhéroes, y en este apartado Rami vuelve a ganar a Webb. Encontrar a alguien que haga un Duende Verde mejor que Williem Dafoe va a ser difícil, y pese a no estar mal Rhys Ifans como Lagarto nada podría hacernos olvidar a Alfred Molina como Doc Ock y mucho menos este descafeinado Electro (Jamie Foxx) con neones, que parece sacado de la saga Matrix. En cuanto a Harry Osborn, intentar comparar a un magnífico James Franco con Dane DeHaan, que parece salido de un video clip de One Direction, no tiene siquiera sentido.

Spider-man transformation

La historia

Entramos en terreno peligroso puesto que ambas sagas gozan de guiones bien estructurados y con un elemento en común: En la primera nos presentan a Spider-Man y mientras que en la segunda el foco se sitúa en su alter ego Peter Parker, y sus relaciones personales. Por poco, y aun siendo más fan de las historias clásicas del trepamuros por delante de las Ultimate, creo que los guiones de la nueva versión de Webb tienen un punto cualitativo superior a los grandes guiones de la de Raimi. Con Alvin Sargent como nexo de unión entre ambas sagas, Webb gana la batalla tras las incorporaciones de Orci, Kurtzman y Pinkner para el segundo film.

¡Parece que tenemos ganador! Y el ganador es… ¿Cómo? ¿Empate a dos? Esto era justo lo que no quería que sucediese. Pues ya veis chicos, ni los Grumpies somos capaces de desentrañar este misterio. Lo mejor que podéis hacer es disfrutar de estas cuatro grandes películas del lanzarredes a la espera de que la tercera parte de Webb no sea tan infame como el cierre de la saga de Raimi.

Anuncios

2 comentarios en “Spider-Man: Raimi v.s. Webb

  1. Pingback: El día más Grumpy (28 Abril – 04 Mayo 2014) | Crying Grumpies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s