Mad Max: Furia en la carretera.

Mad Max destacada

En los últimos años el cine parece haberse empeñado en traernos de vuelta películas que en su momento tuvieron un fuerte impacto o que al menos hoy en día y quizás por la distancia se recuerdan con una sonrisa que nos hace pensar que vivimos tiempos mejores. Producto de todo esto y quizás por la falta de ideas originales vemos como Rambos, Conans, Rockys, Equipos A o Aliens vuelven a la pantalla y prácticamente una y otra vez se convierten en una profunda decepción. Por suerte, de vez en cuando… aparecen joyas que nos devuelven la esperanza, demuestran que otro cine es posible y que si se quiere, se puede hacer un buen producto que traiga de vuelta una buena historia. Mad Max: Furia en la carretera es un ejemplo de este buen hacer en el cine, de como es posible hacer una gran película de acción y revitalizar un clásico del cine dándole un nuevo comienzo.

Fue en el año 1971 cuando desde Australia llegaba una película de bajo presupuesto que estaba llamada a convertirse en una de las más rentables de la historia. Esta película era Mad Max: Salvajes de autopista, opera prima del director George Miler que junto con un desconocido Mel Gibson nos traían un mundo postacopalíptico en el que bandas de moteros siembran el terror en una sociedad que parece que se está desmoronando y donde lo único que puede enfrentarse a ellos es lo que queda de la policía. Parece mentira que la idea original para este guión era la de crear un Western y si se mira este argumento, desde luego si que puede parecer un western clásico más que a lo que serán las películas posteriores. Pero en ella se sentaron las bases de lo que sí serán esas películas y la mitología que crea Mad Max. Altas dosis de violencia, un mundo distópico donde los combustibles fósiles y el agua son los bienes más preciados, los vehículos imposibles como caballos de batalla, una sociedad destruida por lo que parecen los restos de un conflicto nuclear, bandas de desarrapados que crean su propia ley, esa presencia imponente del desierto y el páramo que inunda la pantalla y sobre todo, acción a raudales. En las dos películas que las siguieron, Mad Max II, El guerrero de la autopista (1981) y Mad Max más allá de la cúpula del trueno (1985), todo esto crecerá exponencialmente y crearán un universo cuya imaginería a partir de ese momento será usada en decenas de productos de cine, cómics o videojuegos que querrán copiar este futuro distópico donde ha desaparecido todo rastro de civilización y lo único que quedan son sus despojos.

Mad Max

Por fin, 30 años más tarde ha llegado a las pantallas Mad Max: Furia en la carretera que aunque ya desde finales de los 90 se empezó a fraguar tendría toda una serie de contratiempos que harían que la película se parase o que se llegase a plantear una versión animada y que no sería hasta 2012 que se empezó a rodar. Otra vez George Miler, que por si no lo sabíais fue también estuvo detrás de películas como Babe el cerdito valiente o Happy Feet (alguien tendría que hacer una análisis entre los paralelismos entre ellas y Mad Max), se vuelve a poner a los mandos de la saga Mad Max para traernos una nueva película que sin lugar a dudas será una de las mejores películas de acción que se han podido ver en los últimos años.

La película empieza con un Mad Max que ahora si que está loco y acosado por los fantasmas del pasado que es capturado por los hombres de Immortan Joe uno de los líderes que gobiernan un enclave dentro del mundo desértico de Mad Max y que tiene esclavizada a toda su población a causa del control que tiene sobre el agua. Mad Max sin quererlo se verá envuelto en la huida de la Emperatriz Furiosa de las garras de Immortan Joe y que además habrá robado su más preciado tesoro. Immortan no podrá tolerar esto y empezará una persecución implacable por el desierto que a lo largo de los 120 minutos que dura la película se transformará en un espectáculo increíble que no dará tregua y que te tendrá pegado a la butaca totalmente extasiado y metido en la película. La película no necesita más argumento para funcionar, en ella no encontrarás tampoco diálogos profundos y el guión prácticamente prescinde de ellos, en cierta forma me recuerda un poco a Conan el Barbaro, con las miradas, los silencios o simplemente dejando hablar a la cámara con lo que nos enseña, Miler ya logra trasmitir su historia en esos pequeños momentos en los que no te esta apabullando con la acción. Porque ante todo, Mad Max es una película de acción al viejo estilo, desde el primer minuto de la película te corta la respiración cada vez que oyes como se acelera un motor. Además se nota que Miler como padre de la criatura ha cuidado mucho todos los aspectos que se ven en pantalla, nada sobra en la película, nada es superfluo, no intenta engañarte con los efectos especiales ni con movimientos de cámara que te hagan perderte de lo que hay en pantalla. El director te logra transmitir el caos de la huida y el combate a bordo de los vehículos sin que en ningún momento te sientas abrumado por cosas externas, te sientes abrumado por lo que estas viendo que hace que claves los dedos en los brazos del asiento.

Mad Max Charlize Theron

Tom Hardy es quien dará vida a este nuevo Mad Max y tiene una presencia imponente en la película. A pesar de que la sombra de Mel Gibson es alargada cumple más que de sobra con el papel y lo hace suyo con lo que cuando acaba la película ves que este nuevo Mad Max está a la altura, es como cuando en las películas de James Bond hay un nuevo cambio de protagonista. Como hemos dicho Max es un personaje atormentado por su pasado y por haber fallado a los suyos, un personaje retraido que busca alejarse del mundo, un solitario que solo quiere ser espectador y sobrevivir en un mundo que se está destruyendo pero en el que él se revela como un perfecto antiheroe. Hardy tiene fuerza para llevar el papel y lo hace de forma más que correcta, visceral y parco en palabras consigue que te creas lo que estás viendo. Pero en es él el auténtico protagonista de la obra, Charlize Theron, la Emperatriz Furiosa, es la auténtica protagonista y es su personaje el detonante de todo lo que vemos en pantalla. Furiosa es un personaje en búsqueda de redención y Charlize Theron hace un papel simplemente espectacular donde se demuestra que un personaje femenino no tiene que ser una simple comparsa o una princesa esperando a que la rescaten. Furiosa mira de cara a cara a personajes como mi querida Ripley,a la teniente O’Neil o Sarah Connor y demuestra que el sexo no es una condición sine qua non para hacer personajes fuertes de acción. Lo mejor es que lo hace sin por eso tener que renunciar a su sexo o a ser una mujer… En ningún momento piensas en Furiosa como un Mad Max con tetas. También hay que destacar a Hugh Keays-Byrne como Immortan Joe y que ya había sido el malo en la primera película de Mad Max, a pesar de llevar una máscara hay que decir que tiene una voz al menos en VO que te hace soltar un “maldito hijo de puta” más de una vez mientras estás viendo la película.

George Miler, un abuelo de 70 años, da un golpe encima de la mesa y demuestra como se hace una buena película de acción, como no hace falta el CGI en cada toma para hacer efectos especiales y como dentro de lo que es una película de acción se pueden construir personajes con una cierta profundidad. Cuando entras en esta película te encuentras con una epopeya audiovisual con las que vuelves a amar el cine de acción, es una película franca que no te engaña en ningún momento y que te da todo lo que quieres y has ido a buscar. El montaje, la música, el ritmo de la acción… todas las piezas de la película encajan de forma sublime para traerte una autentica joya que te reconcilia con el cine de acción. Vuelvo a decir lo mismo que he dicho al principio, Mad Max: Furia en el carretera ha venido para quedarse y va a convertirse por derecho propio en un clásico que será imitado y admirado.

Anuncios

2 comentarios en “Mad Max: Furia en la carretera.

  1. Totalmente de acuerdo con el articulo, fue la sensación que tuve al salir del cine. Ahora bien, es un viaje de ida y vuelta… No hay mas que eso, accion y punto. Una historia de fondo que promete muchisimo pero se queda en nada mas. Pero es lo que fuimos a ver! y lo encontramos! y una direccion de arte magnifica!! Y lo mejor de todo, totalmente libre de las impurezas fascistoides a la que nos tienen acostumbrados los productos de marvel y cia…

    Grande!! por cierto, la secuela ya tiene nombre….

    • Es cierto, Tom Hardy firmó para tres películas de la saga. Espero que esta recaude suficiente para dar impulso y que se pueda hacer de nuevo una gran película. Solo espero que George Miler siga en plena forma y no pase el proyecto a nadie que pueda adulterar el producto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s