Blood Bowl: NO MUERTOS, nos morimos por jugar a esto…

Nomuerto

Worfan abrió los ojos de repente, sus movimientos eran lentos y dirigidos por una fuerza ajena a el, su memoria se desvanecía por momentos y la voz que oía en su cabeza eran ordenes para su cuerpo.

A su lado seres salidos de sus pesadillas le acompañaban en un avance lento mas digno de una procesión que de una carga, y allí se dio cuenta que no estaba en el equipo de sus hermanos, si no en uno muy distinto.

Antes de olvidar quien era, Worfan entendió, que ahora, era uno de los monstruos de sus pesadillas.

En ese momento, el Nigromante, consiguió todo el control sobre el y decidió que lo mejor era que ese zombie nórdico pisara la cabeza del Elfo silvano que se retorcía en el suelo.

Sigue leyendo

Anuncios