Kickstarter. ¿El huevo de la serpiente?

Kickstarter

Un día mientras comíamos juntos varios de los colaboradores del blog en un bar que se llama Egarri cerca de donde vivimos. Surgió entre nosotros la discusión de como los proyectos de crowdfunding o “micro mecenazgo”, que tan de moda parecen haberse puesto, están cambiando el panorama actual de la creación de juegos. No es raro ver a través de plataformas como Kickstarter o Indiegogo, como salen proyectos de todo tipo que de otra forma se quedarían en el tintero sin ver la luz.

En un principio la idea es muy buena, un creador o una pequeña compañía que necesita financiación para poner en marcha un proyecto, en vez de tener que recurrir a sistemas tradicionales como los bancos para conseguir dinero, decide pedírselo a sus futuros clientes a cambio de una “recompensa” en función de lo que aporten y lo que se recaude.

Hasta este punto la idea es brillante, nosotros mismos hemos colaborado en más de un proyecto así como los de Dreadball o Dreadzone de Mantic Games, la compañía gana y tú ganas pues consigues mucho material a muy buen precio. Pero reconozco que después de hablar con algunas personas respecto al tema no todo me parece tan de color de rosa. Quiero que quede claro que lo que voy a exponer aquí es solo mi opinión sobre a donde puede conducir esto y lo haré exponiendo algunos casos como son los Kickstarters de Mantic ya que son en los últimos que he colaborado.

Recapitulemos, tengo una idea que creo que es genial y para llevarla a la práctica creo un kickstarter y pido dinero con el que financiarme. Lo consigo ofreciendo ventajas a mis clientes y ellos también ganan. Como se suele decir, aquí ganamos todos. Pues además yo como creador así me doy a conocer con lo que si sale bien el proyecto, futuros proyectos que tenga en mente, serán más fáciles.

Mantic Games, Dreadball

El problema de todo esto, viene en este punto. La gran mayoría de juegos de miniaturas piden a los jugadores unos ciertos requisitos mínimos; una mesa de unas determinadas medidas, escenografía, “competitividad”… Cosas que no siempre tenemos a mano ya que no todo el mundo tiene en su casa un espacio para jugar o un club cercano al que acudir a jugar, o simplemente, es que a mis amigos no les gustan los mismos juegos que yo. La forma en que normalmente se resuelve esto es ir a las tiendas ya que a pesar de no ser ONGs y que pretenden ganar dinero a nuestra costa (como los de los Kickstarter), las tiendas normalmente ejercen un papel de sociabilidad ya que ponen en contacto a jugadores y crean comunidad muchas veces por medio de la creación de torneos, ligas, noches del veterano…

Por supuesto que todo esto no es gratis, la tienda no es una ONG y tienen todo el derecho a ganarse la vida y yo, como cliente, tengo todo el derecho a gastar el dinero donde quiera, llámalo Kickstarter, llámalo tienda online que me hace mejores precios. Pero sí que se establece una cierta relación simbiótica tendero-cliente, uno deja jugar en su tienda, organiza y monta cosas mientras que el otro compra. Si los de la tienda saben hacer las cosas se aseguran un flujo de clientes y los jugadores un sitio agradable donde jugar y comprar (aunque no lo parezca, no todo es el dinero).

Hasta este punto, creo que todo el mundo estará de acuerdo. Pero aquí llega la discrepancia… ¿Crear un crowdfunding no puede llegar a matar un juego en un hobby como el nuestro? Por muy bueno que sea un juego si este no se encuentra apoyado por clubs y tiendas que se encarguen de promocionarlos, organizar partidas de demostración, torneos o que lo vendan, ¿no acabará muriendo? Ya que porqué una tienda se va a encargar de promocionar un juego o va a traer un juego en el que una gran cantidad de gente y clientes potenciales ya lo van a tener antes de que lleguen a las tiendas. La respuesta podría ser que lo apoyen para que de esa forma hacer que de esa forma la afición crezca y puedan vender más juegos ya que existiría una comunidad de jugadores, pero si una tienda tiene que apoyar dos juegos, ¿no apoyará el que le va a reportar más beneficios?

No estamos hablando de juegos en una caja cerrada donde lo que se vende es lo que hay y no van a existir más expansiones, si no de juegos que en teoría van a tener un crecimiento constante y para los que mantener una comunidad viva e implicada es muy importante. Un crowdfunding ¿no puede hacer que un juego muera de éxito?

Mantic Games, Dreadzone

Miremos un caso que puede servir ejemplo del caso. El Dreadball de Mantic Games recaudó 728.000$ de 20.000$ que solicitaban, un autentico éxito. Por unos 200$ un grupo de jugadores podrían llegar a obtener, no solo el juego si no también las primeras tres temporadas, equipos, jugadores estrella, entrenadores… Prácticamente hasta el cuarto año de la salida del juego, las tiendas no van a recibir ningún tipo de material exclusivo que pueda hacer que los jugadores compren el juego. Es cierto que 728K es mucho dinero, pero ¿esos beneficios pueden mantener el juego tanto tiempo? No sé cuantas unidades del juego se habrán vendido en todo el mundo pero dudo que años después de la salida del juego ahora se vayan a empezar a organizar torneos o se intente algún tipo de promoción. Esta misma formula la ha repetido Mantic con Dreadzone, 1.216.000$ de 50.000$ y otra vez podemos volver a tener todo el material que esta preparado para salir durante algunos años. A cambio de dinero rápido, ¿no estará muriendo el juego a largo plazo?

Muchas veces leemos noticias donde hay lamentos porque una tienda ha cerrado. Pero como no va a cerrar, si la gente no es capaz de ver que las tiendas son algo más que un catálogo en vivo para luego comprar las miniaturas online. Y que conste, que yo he comprado muchas de mis miniaturas por tiendas de internet, pero también compro en tiendas si estás me ofrecen un “algo más” que merece la pena. Y hay que reconocer una cosa, las tiendas físicas, también pueden crear descuentos, aunque puede que no todas estén dispuestas a reducir sus beneficios para atraer más clientes, otra cosa es que no quieran hacerlo. Pero centrándonos en los Kickstarters, si no ofrecen las compañías, estímulos a las tiendas, estos juegos acabaran muriendo y los jugadores los darán de lado. Alicientes como miniaturas exclusivas, o simplemente kickstarters para tiendas especiales, seguro que es posible encontrar una formula que beneficie a todos pues un proyecto de financiación así lo que no puede ser, es una tienda encubierta.Sea como sea hoy los croudfunding están aquí para quedarse. Ejemplos como el de Kensei, el de Bones o el próximo de Total Extinction nos demuestra que estos proyectos justan y que los jugadores están interesados en financiar nuevos proyectos. Yo soy uno de esos jugadores, pero también creo que quizás se esta viviendo un boom excesivo de proyectos y que se confunde financiación con tienda de humo, pues muchas veces compramos humo… y nadie nos garantiza que detrás de esas cortina haya algo que nos vaya a gustar.

Anuncios

5 comentarios en “Kickstarter. ¿El huevo de la serpiente?

  1. Creo que hay muchas razones como puños en tus argumentos, però igual de dañino es la venta de kekos por internet con grandes descuenttos y todos en un momento o otro hemos pedido alguna cosa a Wayland o peor a un copion chino.

    También creo que hay un punto a favor de los kickstarters que es que crean una comunidad antes de que el juego salga a la venta y luego si las tiendas són listas necesitarán menos esfuerzo para conseguir eventos exitosos.

    Sobre Mantic y su Dreadball comentar que el Kickstarter no ha financiaddo 4 años del juego sino los productos del primer año de un juego que hasta cierto punto se puede considerar cerrado. El problema es que çronnie de Mantic ya esta barajando opciones para realizar un 2o KS de Kings of War y pondría el ejercito que conseguiré enn ese KS en el fuego si las siguientes expansiones para el Dreadballl no buscan financiación a traves de esa plataforma.

    Kickstarter ha llegado, ahora solo queda disfrutar de los juegos asequibles que nos dejen y no olvides que hay mucha gente que hasta que no tenga el producto en la mano no se animará a comprarlo.

  2. Y no olvidéis de la gente que no tiene acceso a tiendas físicas porque vivimos en pueblos o ciudades pequeñas. Aqui estamos unos 10 o 12 wargamers que le damos a todo pero aunque a veces pedimos a una tienda de Lerida y otras a una de Zaragoza (porque alguno estudia allí y nos gusta apoyar a las tiendas que se lo curran) La mayoría de veces tenemos que pedir online.

    • Las tiendas online tienen muchas ventajas, pues te permiten acceder a cosas y a unos precios que de otra forma no podrías. No en todas las localidades hay un sitio donde poder comprar y es la mejor forma de hacerlo. No son malas las tiendas online y ofrecen descuentos jugosos. Tal como dice Sheldon en The Big Bang Theory “yo podría comprar todas estas cosas por internet, si vengo aquí es por el trato personal” y en eso es en lo que se han de distinguir las tiendas de toda la vida, en saber tratar a los clientes.

      • 100% De acuerdo. De hecho yo en las dos que compro son las 2 que me caen más cerca (una en Lérida y otra en Zaragoza) y ambas se lo curran muchísimo y dan ganas de esperar un poquito para poder ir a comprar allí, que te guarden lo que sea o que te lo coja algún amigo. Peeeero, no todo el mundo opina así y a veces lo único que nos importa es el precio. En productos de GW que hace mil que no ocmpro, las últimas compras las hacía siempre a Maelstrom, me sentía un poco menos estafado, la verdad. Pero por ahorrarme 1 euro en una mini de un juego de escaramuzas, no me voy a otra tienda que no sea la que compro habitualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s