Tan solo un turno más.

Civilization II

Miro el mapa que tengo delante de mi y me planteo la próxima jugada. En el norte, veo movimientos de las tropas babilónicas, me preocupan pues aunque estoy en paz con ellas, mi espía en su capital me ha informado que plantean algo contra mi. En el sur, he capturado otra ciudad francesa, si pensaban que iba a dejar impune su intento de conquista en el 300 A.C se equivocaban… los voy a arrasar. Por otro lado esta guerra parece que empieza a pasar factura a mis ciudades que empiezan a mostrarse descontentas y voy a tener que hacer algo con ellas antes de que mi producción científica y cultural se empiece a resentir. Miro el reloj, son las dos de la mañana, mañana trabajo y pienso tan solo un turno más y lo dejo… esto es Civilization.

Civilization III

Si hay una serie de juegos que siempre ocuparan un espacio en mi disco duro es la saga Civilization. Recuerdo cuando el primero de ellos cayó en mis manos, era el año 1998 y lo compré en la vieja tienda Virgin Megastore que había en Paseo de Gracia. Imagino que había leído sobre el en alguna Micromania y en cuanto lo ví en la tienda, con esa caja enorme de color marrón con esos dibujos de monumentos en la portada no me lo pensé dos veces y supe que tenía que ser mio. Desde el primer momento que lo instalé y jugué los primeros turnos sentí su llamada, tan solo un turno más me decía, un último movimiento y lo dejo, tan solo un turno más… pero cuando me daba cuenta ya había pasado una hora más.

El culpable de todo esto fue un programador y diseñador americano, Sid Meier, que decidió llevar su pasión por las maquetas y los juegos de mesa a los ordenadores de la mano de su compañía MicroProse. Aunque en un principio se centro en los simuladores como los fantásticos F-15 Strike Eagle o el Silent Service, pronto demostró lo que era capaz de hacer con su Railroad Tycoon y su magnífica joya, el primer Civilization.

Civ2

¿Y qué es lo que tiene esta saga? Parte desde una premisa muy sencilla, hacer que tu civilización avance desde el neolítico, hasta que sea capaz de alcanzar las estrellas y fundar una colonia en Alpha Centauri. Comienzas con un simple colono para fundar tu primera ciudad y con una simple unidad militar para protegerte y a partir de este momento comienza la aventura. Los turnos y los años avanzan, tu población crece, se expande, exploras tu territorio pensando en donde fundaras tu próxima ciudad, que mejores recursos son los que podrás explorar, donde te podrás defender mejor. Lo maldices todo si el azar ha hecho que te sitúes en una zona desértica, te regocijas si estás en una zona templada con rios o con el mar cerca. Exploras y te enfrentas a las primeras tribus barbaras que intentarán saquear tu imperio, a tu gente. Te encuentras con las primeras civilizaciones del juego y todo alcanza una nueva dimensión, alianzas, tratados, amenazas, guerras, comercio. El juego ha vuelto cambiar, te ha vuelto a atrapar y no sabes como. Sea como sea, lo hace todo sin perderse bajo el peso de todos los detalles y de todas las decisiones de microgestión que tienes que tomar. Y en tu mente sigues teniendo su canto de sirena… un turno más y lo dejo.

Y lo sorprendente es ver como todo esto lo hace sin necesidad de gráficos espectaculares, sin un marketing que sirva para esconder sus defectos pues es una maquinaria en la que todo funciona con precisión. Tu población crece, investigas tecnologías, avanzas y te expandes. Es una linea temporal de progreso en la que te comparas con tus rivales. has desarrollado la rueda, ¿la tienen tus rivales? ¿El acero? Los Ingleses lo tienen y yo todavía no, mierda. ¿Armas nucleares? mmmmmm puedo llegar a ser muy malo. Una carrera gigantesca contra reloj, en la que cada jugador lucha para llegar a demostrar su supremacía en sesiones que llegan a ser auténticas maratones de resistencia.

Es solo un juego contra la IA pero todo se vuelve personal, tu imperio es tu gente, tus ciudades son personajes en si mismos a los que estas decidido a cuidar y mimar. Te conquistan una ciudad y clamas venganza, un aliado te traiciona y sabes que no perdonaras su ofensa durante toda la partida, ¿hay alguien que haya olvidado la traición de esa civilizacion a la que ayudo a crecer y progresar? Hay momentos en los que ya da igual perder o ganar, les harás pagar lo que te hicieron hace 1000 años. Tu primera ciudad, tu primer aliado, tu primera guerra, tu primera derrota… todos son elementos con vida propia que hacen que ni olvides ni puedas dejar cada partida. Lo mejor, que además cada partida será unica, los mapas, las estrategias, los adversarios… nunca podrás repetir dos veces la misma partida, ni la misma estrategia. Tendrás que adaptarte constantemente y reaccionar a cada decisión. Tomarás decisiones moralmente cuestionables que te harán ser un gran estadista o un autentico genocida. ¿Traicionarás a tus aliados? ¿Los defenderás? Cuando veas a un rival que está empantanado en una guerra, ¿le atacarás por sorpresa? ¿Que harás con sus ciudades? ¿Arrasarlas por completo? ¿Anexionarlas? A pesar de que te lleves horas simplemente dándole al botón de pasar turno, estos pensamientos no te abandonarán nunca. Planificando a largo plazo como una partida de ajedrez en la que cada jugada por insignificante que parezca, cuenta. Pues aunque lo pueda parecer, no todo es guerra en Civilization, si algo te enseña el juego es que la guerra desgasta, empobrece, causa malestar en tu propia población… hay otras formas de ganar, influencia a todos tus rivales para que te hagan lider del mundo o se el primero capaz de colonizar un nuevo planeta… las victorias diplomática, cultural o científica son tan divertidas y gratificantes como la militar. Pero es tan divertido dejar caer unos cuantos misiles nucleares sobre tus enemigos…

Civilization V

Todo esto lo hace de forma espectacular desde hace 22 años, a lo largo de las 5 versiones que ha tenido el juego primero de la mano de MicroProse y más tarde de Firaxis. Evolucionando en cada juego y siendo capaz de no perder la esencia del juego, donde otros juegos habrían simplemente decidido simplificarse y hacerse más fáciles Civilization sigue demostrando porque es el rey de la estrategia por turnos y un juego casi perfecto. Sigue siendo profundo y complejo, con multitud de factores a tener en cuenta, con inmensas decisiones que tomar a través de cada época por la que atraviesas y a pesar de esa dificultad sigue siendo asequible al jugador. Se toman decisiones, es dificil y complejo jugar… yo nunca he ganado más allá del nivel normal, no quiero saber como será el máximo nivel, pero el jugador nunca se siente sobrepasado, siempre puede controlarlo todo. Bueno, todo no, hay una cosa que no podrá controlar por más partidas que juegue y es esa voz que le susurrará en la cabeza… Tan solo un turno más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s