Warhammer: guerra en el universo pixelado. I parte.

A pesar de que en los últimos años cada vez me he distanciado más del mundo jueguil de Warhammer y lo he cambiado por otros con los que me siento más cómodo como Warmachine, Dropzone Commander, Bolt Action o Flames of War. Siempre va a tener dentro de mi un pequeño rincón sobre todo a nivel de su trasfondo ya que sus novelas, relatos e ilustraciones me encantan. Esta semana una de las noticias que he leido sobre el universo Warhammer que me ha llamado la atención es que se está preparando un videojuego sobre Battlefleet Gothic, el juego de tablero de batallas espaciales, con una pinta estupenda de la mano de Focus Home Interactive. Así que, ¿por qué no hacer un repaso a algunos de los videojuegos ambientados en el mundo de Warhammer?

Desde que en 1991 se publicó el primer videojuego ambientado en el universo de Warhammer hasta este 2015 han sido muchos los publicados con más o menos calidad. Prácticamente todos han tratado de traspasar la experiencia del juego de tablero al ordenador y hay que reconocer que el universo creado por Games Workshop, tanto en sus versiones futurista como de fantasía, tiene todos los elementos necesarios para hacer videojuegos de éxito. Pese a eso y quizás por las restricciones que se impondrían al uso de las licencias la gran mayoría de estos siempre han sido juegos de estrategia por turnos y solo en los últimos años han empezado a aparecer algunos del más puro estilo “hack and slash

Como hemos dicho, los primeros videojuegos que aparecieron en los años 90 fueron replicas de los “juegos de especialista” de Workshop. De estos años son Heroquest (1991) y Heroquest II: Legacy of Sorasil (1994) desarrollados por Gremlim Interactive. Estos videojuegos para los ordenadores como los Spectrum, el C64 o los Amiga (que tiempos…. me doy cuenta que me hago viejo) eran una copia exacta del juego de tablero. Bajo una perspectiva isométrica podíamos seleccionar un equipo de 4 héroes para explorar diferentes mazmorras al más puro estilo Dungeon Crawler.

También de esta época es el Space Crusade (1992) de Gremlim Interacive y el Space Hulk (1993) y Space Hulk: Vengeance of the Blood Angels (1995) de Electronic Arts son las primeras incursiones en el universo de Warhammer 40K. Hay que destacar que el Space Hulk era un juego muy bueno para la época, pero lo recuerdo como muy difícil. En el juego llevamos un equipo de exterminadores que se internan en una nave invadida por genestealers, que al más puro estilo Aliens, se nos abalanzarán desde todos lados para darnos caza. Además seguramente por la influencia de la película Aliens, en nuestra pantalla teníamos las diferentes cámaras en primera persona que nos transmitían lo que veían nuestros marines y que para la época daba una sensación de mucho agobio. Es un juego que incluso hoy en día no ha envejecido del todo mal y que si nos olvidamos de los gráficos todavía puede hacernos pasar un buen rato.

Otro de estos primeros juegos fue el Blood Bowld (1995) de MicroLeague. Este juego… sinceramente… es muy malo y creo que incluso para la época en que se creó se podría haber hecho algo mucho mejor, sobre todo porque tiene elementos como la calidad de los “comentaristas” o el sistema de liga y estadísticas que indican que había buenas ideas detrás. Por desgracia creo que pasará a la historia como una oportunidad perdida.

A partir de 1995 encontramos la primera puesta en marcha de un juego basado en Warhammer Fantasy, fue el Warhammer: Shadow of the Horned Rat (1995) de Mindscape y su segunda parte Warhammer: Dark Omen (1998) de Electronic Arts. Estos juegos los recuerdo con mucho cariño e incluso me llegue a comprar el Shadow of the Hornet Rat original!!! Aquí tomábamos el papel de un general mercenario en el mundo de warhammer que en la primera parte nos veíamos envueltos en medio de un complot skaven y en la segunda luchábamos contra un rey nomuerto que surgía en el sur del Imperio. Son juegos de estrategia en tiempo real pero al contrario que otros como el Dune o el Command and Conquer aquí no teníamos ni recolección de recursos ni reclutamiento de unidades con lo que nos centrábamos directamente en el combate. Antes de la batalla nosotros podíamos reclutar las diferentes unidades que usaríamos en función del oro que hubiéramos ganado en batallas anteriores y del estado de nuestras unidades ya que estás no se recuperaban automáticamente de batalla a batalla. Era un juego endiablado que pagaba cualquier error de forma dramática y que obligaba, al menos a mi, a intentar hacer cada partida perfecta.

En 1997 volvemos a la mano del universo de Warhammer 40k de la mano de SSI y Final Libertation (1997). Este juego nos trasladaba al juego de Epic de batallas masivas y aunque también de estrategia en vez de ser en tiempo real esta vez era una estrategia por turnos. SSI había desarrollado grandes juegos como los de la saga Panzer General e intentó trasladar esos mismos esquemas al mundo de Warhammer. Lo recuerdo como un juego muy divertido pues podías hacer autenticas batallas masivas y recuerdo que lo llevaba en un cd donde tenía una “copia de seguridad” y que lo podía ejecutar en ordenadores de la universidad. Así que en mis tiempos muertos entre clase y clase en la facultad de historia, en vez de estudiar…. (maldita sea) me dedicaba a jugar a este juego. El juego nos proponía ya en esos años una campaña no linial y nos trasladaba al planeta Volistad que había sido invadido por los orcos. Por medio tanto de los Ultramarines como de la Guardia Imperial nuestra misión consistía en liberar al planeta. Aquí igual que en la saga Panzer General tu tenías un presupuesto y en un mapa táctico ibas conquistando diferentes territorios. El juego por desgracia no triunfó, en mi opinión debido a que en esa época los juegos por turnos estaban en decadencia y lo que se llevaba eran los juegos de estrategia en tiempo real. Pero era un juego con unas CGI muy logradas y del que se planteó una expansión para poder usar tiránidos y eldars, pero nunca vieron la luz aunque es posible encontrar todavía algunos diseños de como iban a ser las unidades.

Warhammer 40k: Chaos Gate (1998) y también de la mano de SSI fue otro intento de juego por turnos. En esta ocasión nos poniamos en la piel, no de comandar un ejercito si no una escuadra de hasta 20 Ultramarines bajo el mando del capitan Kruger y nos teníamos que enfrentar a los Devoradores de Mundos. En este juego cada uno de los marines tenían una serie de puntos de acción que nos permitían hacer diferentes acciones, como mover, disparar, fuego de cobertura… Era un juego que recordaba mucho a lo que nos podíamos encontrar en los juegos de la saga X-Com. Ademas de infantería podíamos a llegar a llevar vehículos y recuerdo jugarlo bastante en la casa de Darth Grumpie planeando entre varios amigos y peleándonos entre nosotros por cual sería la mejor estrategia a seguir en cada una de las 18 misiones que componía la campaña.

El último juego del que hablaremos hoy y con el que cerraremos tanto el post como lo que fue la década de los 90 fue el Warhammer 40,000: Rites of War (1999) y aquí otra vez SSI se volvía a tirar a la piscina y volvía a fracasar con otro juego de estrategia por turnos. En parte retomaron la idea de lo que iba a ser la expansión para el Final Liberation pero haciendo un lavado de cara y dando una estética totalmente diferente. En este juego los protagonistas eran los Eldars de Iyanden en su lucha por recuperar una antigua colonia eldar y teniendo que enfrentarnos desde Tiranidos a los Marines. Este juego pasó sin pena ni gloria a pesar de no recibir malas críticas, pero era un tipo de juego que su momento ya había pasado con el Final Liberation y quizás es que SSI se había quedado anclada en unos gustos que no iban con los jugadores del momento.

Como se puede ver, los años 90 fueron muy prolíficos para los videojuegos de warhammer y espero que os haya servido para poder descubrir alguna pequeña joya. Si os ha gustado o nos queréis comentar cualquier cosa, será un placer leeros tanto en los comentarios como en nuestra página de facebook.

Anuncios

2 comentarios en “Warhammer: guerra en el universo pixelado. I parte.

  1. Pingback: Warhammer: guerra en el universo pixelado. Parte II | Crying Grumpies

  2. Pingback: Warhammer: Guerra en el universo pixelado. Parte III | Crying Grumpies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s