Southern Gothic (II) Cine: sangre en los manglares (primera parte).

noche del cazador 01

 

El medio narrativo que estableció las bases del Gótico Sureño, que quede claro, fue la literatura. Un repaso rápido a los fundadores del género no podría dejarse en el tintero las novelas ¡Absalón! ¡Absalón!, de William Faulkner (y, en general, todas sus obras situadas en el imaginario condado de Yoknapatawpha), La ruta del tabaco, de Erskine Caldwell, o la obra de teatro La gata sobre el tejado de zinc, de Tennessee Williams. En ellas se sientan las bases que la narrativa posterior convertirá en arquetipos inamovibles: las familias sureñas mal avenidas, las plantaciones y las relaciones con los esclavos, los grotescos miembros de la White Trash, el hambre, la desesperación, la perversión que se filtra por los resquicios de un mundo venido a menos.

El Séptimo Arte tiene mucho que ver con el establecimiento del género y con la perpetuación de algunos arquetipos. Las siguientes películas son, en mayor o menor grado, las más representativas, aunque al final incluyo una lista de filmes menores (o filmes en que la presencia del Southern Gothic no es tan acusada).