El día más Grumpy (31 Marzo – 06 Abril 2014)

El día más Grumpie (semana del 31 Marzo - 06 Abril)

La semana pasada en Crying Grumpies tuvimos dos excelentes noticias: por una parte el nacimiento de la hija de Humpty Grumpy, y por la otra la publicación íntegra de un post de Darth Grumpy en otro blog. Que nos copien sólo puede significar una cosa: que nos leen: Reclamad vuestro puesto como primeros lectores de Crying Grumpies antes de que nos hagamos famosos y así en un futuro próximo podréis decir aquello de: Yo prefería su maqueta.

Southern Gothic (II) Cine: sangre en los manglares (primera parte).

noche del cazador 01

 

El medio narrativo que estableció las bases del Gótico Sureño, que quede claro, fue la literatura. Un repaso rápido a los fundadores del género no podría dejarse en el tintero las novelas ¡Absalón! ¡Absalón!, de William Faulkner (y, en general, todas sus obras situadas en el imaginario condado de Yoknapatawpha), La ruta del tabaco, de Erskine Caldwell, o la obra de teatro La gata sobre el tejado de zinc, de Tennessee Williams. En ellas se sientan las bases que la narrativa posterior convertirá en arquetipos inamovibles: las familias sureñas mal avenidas, las plantaciones y las relaciones con los esclavos, los grotescos miembros de la White Trash, el hambre, la desesperación, la perversión que se filtra por los resquicios de un mundo venido a menos.

El Séptimo Arte tiene mucho que ver con el establecimiento del género y con la perpetuación de algunos arquetipos. Las siguientes películas son, en mayor o menor grado, las más representativas, aunque al final incluyo una lista de filmes menores (o filmes en que la presencia del Southern Gothic no es tan acusada).

Southern Gothic (I): Tú no eres de por aquí, ¿eh, chico?

 Southern House

 
Los pantanos. Los sauces llorones. El olor a podredumbre que se mezcla con la carne de caimán que alguien está asando en algún sitio. El zumbido de los mosquitos y el letárgico sonido de una mujer canturreando una canción de góspel en la lejanía… o tal vez no es góspel. Tal vez es un encantamiento hoodoo. Tal vez la carne no es de caimán. Tal vez la podredumbre no es tan sólo física, sino también moral y espiritual.

Bienvenidos al mundo del Gótico Sureño.