H.R. Giger. Un universo onírico de pesadilla y erotismo.

Luces que parpadean en los túneles que componen los diferentes pasadizos y secciones de una nave espacial, un ser que se mueve por su interior agazapado y prácticamente reptando mientras se desliza por las paredes y el techo. Es rápido y aunque podría confundirse con una sombra es más bien una pesadilla que intenta cazarte. Todo el mundo que haya leido esto sabe que hablamos de Alien, el xenomorfo que acosa a Ripley a lo largo una de los mejores películas de ciencia-ficción y que salió de la mente de H.R. Giger que nos ha dejado hoy.

Sigue leyendo