El tamaño sí que importa

Deadzone, enforcers, Mantic Games, Crying Grumpies

Porque al igual que con los penes en los juegos de miniaturas el tamaño importa, es más por regla general es una de esas cosas que todos preguntamos al acercarnos a un nuevo juego. Cuando hablo de tamaño no hago referencia a la escala de los kekos sino a la del juego, son batallas masivas de 150 miniaturas o por el contrario es un juego de escaramuzas y con 5 soldaditos ya hacemos. En los últimos años están apareciendo cada vez más juegos pensados para disfrutar con pocas minis, hoy alguna reflexión del motivo y alguna propuesta.

Desde que grumpeo en el mundillo de los juegos de minis he querido montar un ejercito para las IP de Games Workshop o Mantic últimamente, pero siempre que lo he intentado me he dado de bruces con los mismos problemas y he tomado las mismas soluciones. Evidentemente reglas y demás nunca son un problema pues se encuentran fácilmente. Con una lista de ejercito/compra en mente me dirigía a una tienda y compraba una o dos unidades enteras, las montaba, empezaba a pintarlas y por regla general aquí me quedaba. No me gusta pintar, no creo en jugar con los muñecos sin pintar y ni se me pasaba por la cabeza pagar a alguien por pintar un ejercito entro, una banda de pocos muñecos sí, así que acababa regalando los kekos a alguien que fuese a sacarles provecho. Así fue con Kaos y Orkos en Warhammer 4a y 6a edición o Lobos y Eldars Oscuros para las ediciones 2a y 3a de 40000.

In Her Majesty Name, Osprey, North Star Games, Crying Grumpies

Por otro lado, no olvidemos que estoy hablando de cuando GW reinaba y era el único sistema que llegaba con facilidad a las tiendas. En la primera tienda del hobby a la que acudía conocí el Blood Bowl. Para mi el BB es el primer juego de “escaramuzas” al que jugué, poco más tarde salió Necromunda juego al que me arrepentiré toda mi vida de no haber jugado y podría seguir nombrando otros juegos de especialista de la compañia de Nottingham que debería haber jugado. Juegos de pocas mini, cosa que no me supone un problema de pintado, soy capaz de sobrevivir a pintar 15 kekos de vez en cuando, y con un tiempo medio de partida muy inferior al de los juegos masivos y en muchos casos con reglas para ligas o campañas con mejoras de las unidades. Fantástico sino fuera porque dejé de lado los soldados de plomo para centrarme en los cartoncicos y los juegos de rol.

Necromunda, Cawdor, Game Workshop, Crying Grumpies

Fast Forward hasta día de hoy, algo más crecido y con bastantes más responsabilidades tanto económicas como personales no tengo tiempo para dedicarme a mis hobbies FullTime. El primer cambio fue pasar de juegos de cartas de cartas coleccionables a LCG, pasar de crear partidas de rol yo mismo a comprar módulos prefabricados y arbitrarlos, y por último, ahora que los grumpies compartimos nuestro espacio con Infernal Forge una tienda del hobby con especial foco en los wargames, afrontar la vuelta de los kekos a mi vida. Y por todo lo expuesto un poco más arriba empecé, junto a los demás compañeros a buscar juegos que se adaptaran a nuestras necesidades.

Dead Man's Hand, Far Wast, Crying Grumpies

En estos años que había buscado otras opciones dentro del hobby multitud de marcas habían aparecido, y lo más curioso es que todas o prácticamente todas en vez explorar el terreno de las batallas masivas empezaron su andadura con juegos de escaramuzas. Supongo que una parte muy importante es porque es más barato hacer una gama de 10 minis diferentes por facción que una gama de 20 unidades por ejercito. También es más fácil conseguir que alguien se involucre en un juego que se juega en una hora y media y con una inversión de treinta euros que en uno que tardas 4 o 5 horas y requiere una inversión de 400 o 500 euros, seguro que se gana menos con los primeros pero también se consigue aumentar la base de jugadores más rápido.

Otra de las características de los juegos de escaramuzas es que brilla la originalidad a la hora de decidir su ambientación, desde Far West con Dead Man’s Hand, el Sengoku Jidai de Ronin, los futuristas Infinity y Deadzone o el steampunk de In Her Majesty Name. Y si con la variedad de géneros no tenéis suficiente la originalidad en las mecánicas es apabullante, dados, dados y cartas o solamente cartas como en el juego de piratas Frebooter’s Fate. Hay un juego de escaramuzas ideal para todos, solo has de encontrar el tuyo. Lo mejor es que debido al coste y a la limitada variedad de muñecos impuesta por el formato de los juegos por poco dinero podrás jugar a más de un juego y tener todos los muñecos posibles para cada banda.

Freebooter's Fate, Crying Grumpies

Para mi, en los juegos miniaturas menos es más y creo que estos juegos de pocas minis, bajo coste y corto tiempo de juego son el futuro de la industria, con ello no quiero decir que nunca voy a animarme con los juegos de mayor escala, Bolt Action me parece un grandioso reglamento y no excesivamente caro pero con una temàtica que no llama y se que voy a tener que poner mucho por mi parte cuando Mantic haga una campaña de Kickstarter de Kings of War o Warpath para no picar.

Ahora es vuestro turno, que preferís ¿Batallas Masivas o Escaramuzas?

Anuncios

7 comentarios en “El tamaño sí que importa

  1. No te voy a quitar la razón en nada, es tu opinión y coincido con ella en muchos puntos. A mi siempre me han gustado las batallas grandes, contra más enormes mejor. Me lo paso genial así. Pero el gran problema eran los reglamentos, no estaban pensados para ese tipo de partidas. Cómo bien has dicho GW era el rey en las mesas y todos sus reglamentos adolecen de lo mismo, a partir de cierta cantidad de minis sus reglamentos hacen aguas. Por eso llegado el momento me pasé a BattleSystem de AD&D y ahora a King of War. Sin embargo Warpath para mi, se ha quedado un poco huérfano y necesita una buena revisión desde la base.
    respecto a Bolt Action, es uno de esos juegos que enamoran cuando lo lees, la mezcla perfecta entre detalle y simplicidad y una temática histórica que particularmente había abandonado hace muchos años.

    • Fantástico ejercito el de enanos de Kings of War que tienes. Eso es lo que me gustaría tener, pero mi poca afición a todo lo que no sea jugar y leer reglamentos me parece ha conseguido diversas veces hacerme desaparecer la idea de la cabeza

      • Bueno… todo es ponerse. para mi la pintura es un mal menor… si se quiere jugar en condiciones hay que pintar. Pero una de las cosas que he descubierto es que pintar me relaja mucho y me desconecta de todo lo que tengo alrededor, lo cual es una ventaja.

        A mi a parte de jugar, lo que me gusta es conversionar y la escenografía… 🙂

      • Eso es lo que no me gusta a mi, la parte que mas mola es la socialización, el insultar a los dados cuando no salen las tiradas, el baile de la victoria cuando el rival se queda sin opciones y esas cosa. La pintura y la realización de escenografía solo si es de 4Ground y eso es uno de mis futuros posts.

  2. Pingback: Cómo jugar a Ronin | Crying Grumpies

  3. Pingback: Guild Ball, una primera lectura | Crying Grumpies

  4. Pingback: Cruzando la Brecha, bienvenidoa Malifaux | Crying Grumpies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s