Presentacion de Marvel Dice Masters: Un juego de construcción de dados.

la foto 1
Hoy os traemos una breve presentación de un juego que está causando auténtico furor en el mundo lúdico, que cada vez que aparece en tiendas se agota en minutos, y no es otro que el juego de dados Marvel Dice Masters de Wizkids, creado por Mike Elliot (diseñador de muchas colecciones de Magic: The Gachering, Thunderstone, el antiguo Netrunner o el tambien juego de construccion de dados Quarriors!), y Eric M. Lang (Star Wars LCG, Chaos in the Old World, A Game of Thrones LCG y también co-diseñador de Quarriors!).

Sigue leyendo

La saga del Oso Demonio

Si tuviera que señalar el momento en el que el cómic de superhéroes dejó de ser para mí una diversión más o menos infantil a una fuente de satisfacción artística, lo tendría bastante claro. La culpa de todo la tuvieron uno de los mejores guionistas (si no el mejor) de la franquicia mutante y uno de los dibujantes más personales que jamás haya publicado en el mainstream USA. Ese improbable encuentro en una de las colecciones más vendidas de los 80 dejó una huella indeleble en la por entonces joven e impresionable mente del que esto firma. Por supuesto, me refiero Chris Claremont y a Bill Sienkiewicz y a su periplo en los Nuevos Mutantes.

Sigue leyendo

X-Men: Días del futuro pasado, presente continuo del cine de calidad.

X-Men: Días del futuro pasado por fin ha llegado. Los mutantes más conocidos del mundo Marvel se embarcan en un viaje al pasado para salvar el futuro y los Crying Grumpies teníamos que vivirlo en presente para poderos traer nuestras opiniones sobre la nueva película de Bryan Singer.

Queremos tanto a Kitty

Sí, querido lector, tú, que eres un fiel seguidor de todas nuestras chifladuras sabes cómo nos gustan las chicas cañón. Pero, hey, antes de que alguien nos salte al cuello gritando los improperios habituales, hemos de explicar la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad: el auténtico grumpie es capaz de ver más allá del cuero, la ropa ajustada y las curvas imposibles. Es por eso que queremos tanto a Kitty Pryde.

Sigue leyendo