Blood Bowl: NIGROMÁNTICOS , resucitamos para jugar a esto…

Nigromante

Frankworstein sonrió mientras terminaba de coser en el Golem de carne la pierna del ultimo jugador Orco que mato su equipo en el último partido.

Se acercó a las bobinas cargadas de electricidad y puso los cables en los tornillos que sobresalían del cuello de ese ser compuesto por los restos de jugadores de todas las razas a las que se habían enfrentado.

Pero su obra aún no estaba completa!!! le faltaba una raza por incluir en su creación: los enanos del Caos.

Pero en este encuentro lo tenía todo estudiado, la barbilla del Golem iba a ser adornada con esa gran barba rizada. Así que miró hacia el campo, se acerco a las 2 jaulas donde estaban los hombres lobos y las abrió de golpe dejando que esas pesadillas de medianoche saltaran al césped entre aullidos y espumajos!

Ahora era solo cuestión de tiempo… y eso le sobra.

Sigue leyendo

Anuncios

Blood Bowl: HOMBRES LAGARTO, no solo tomamos el sól, tambien jugamos…

Hombres lagarto

El sol golpeaba con fuerza el estadio de Blood Bowl, pero a los contrincantes parecía que no les afectaba, a unos por que no estaban vivos y a los otros por que necesitaban sus rayos para estar mas vivos.

Gracias a esos rayos de sol la quietud enigmática del hombre lagarto que le asemejaban a una estatua desapareció en cuanto el jugador del equipo contrario paso con el balón por su lado.

El Saurio paso de la quietud mas absoluta al movimiento mas rápido dando un golpe contundente en apenas unos segundos dejando así bien claro al esqueleto de Khemri que el balón no le pertenecía.

Y de repente, contrastando con los movimientos lentos y estudiados del Saurio apareció como un rayo un eslizón de entre las piernas de este cogiendo el balón.

sus movimientos en zig zag entre los jugadores contrarios apoyándose con dos eslizones mas que salieron prácticamente de la nada, permitió al equipo avanzar yardas hasta llegar a la línea de Touchdown.

Ni el sol mas abrasador, ni las maldiciones del entrenador de Khemri sacadas de lo mas profundo del libro de los muertos pudo impedir que los Hombres lagartos marcaran el tercer tanto.

Sigue leyendo