La serie B de la generación X (II) : Fantasy

glaive

 

El género fantástico (o, para ser más exactos, el de espada y brujería) de los años 80 estuvo dominado por dos ejes fundamentales: el estreno de Conan el Bárbaro (John Milius, 1982) y los diversos largometrajes de animación de Jim Henson. A Milius ya le dedicamos en su día un post completito, y es evidente que Henson se merece uno para sí en el futuro.

Anuncios

Robert E. Howard el soñador de la Era Hiboria.

Conan

Has de saber, oh príncipe, que entre los años del hundimiento de Atlantis y sus brillantes ciudades, tragadas por los océanos, y los años del nacimiento de los hijos de Aryas, hubo una edad no soñada de reinos esplendorosos, diseminados por el mundo como mantos azules bajo las estrellas… Estas frases pertenecían a las Crónicas nemedias y eran el principio de todos los cómics de una colección mítica como era La Espada Salvaje de Conan. Desde que era un crio, esas páginas en blanco y negro me trasladaban a la Era Hiboria, un mundo de aventuras, espada y brujeria. El origen de esas líneas El fenix en la espada es el primer relato donde Robert E. Howard introduciría un icono de la cultura moderna, Conan. Pero ¿quien fue Robert E. Howard?¿Y Conan?

Sigue leyendo

Abercrombie y la fantasía sucia

Joe Abercrombie, First Law, Primera Ley, Crying Grumpies

En los últimos años he vuelto a retomar el hábito por la lectura, espoleado por la aparición de diversos autores que me han devuelto las ganas de adentrarme en sus mundos de fantasía, mi género literario predilecto. El tratamiento algo más adulto del que estaba acostumbrado, con más claroscuros y menos buenos contra un mal antiguo y todopoderoso que había sido sellado en un pequeño punto del mapa y está resurgiendo, le sienta genial a un género muchas veces cerrado a los planteamientos de los clásicos. De toda esta camada de jugadores de D&D pasados a escritores hay uno en particular que, por sus personajes, me ha conquistado, Joe Abercrombie

Sigue leyendo