Marvel’s Daredevil: Netflix exorciza el diablo de Ben Affleck de Hell’s Kitchen

Corría la primavera de 2003 cuando la infame adaptación de Daredevil, con Ben Affleck como Matt Murdock, infectaba nuestras pantallas y dejaba al mundo del cómic desolado y a Hell’s Kitchen en cuarentena. Con la de reboots de películas sobre superhéroes que se estaban haciendo, se olía que al Hombre sin miedo le iba a tocar tarde o temprano, pero ¿quién sería tan valiente como para recuperar la historia del abogado de la cocina del infierno después del desastre cinematográfico vivido?


En noviembre de 2013, Netflix y Marvel anunciaban el acuerdo para traernos las series Los Defensores y sus respectivos spin-offs. Entre ellos se encontraba, naturalmente, la serie de Daredevil. Debo decir que jamás pensé que la culpa del fiasco de película fuese del personaje en sí, ya que, pese a no ser gran fan de las aventuras de Matt Murdock, sólo hace falta ver que el director y guionista (Mark Steven Johnson) también fue el responsable de bodrios como Elektra y El motorista fantasma. Así pues, teniendo en cuenta Netflix es siempre sinónimo de calidad, quedé irremediablemente “hypeado” por la noticia. Finalmente, hace un mes escaso, se estrenaron los 13 capítulos de la nueva serie del Hombre sin miedo.

La serie cuenta los inicios de Matt Murdock (Charlie Cox) en el mundo de las heroicidades. De día, Matt, es un abogado con principios en una de las partes más sucias y corruptas de Nueva York. Su mejor amigo, Foggy (Elden Henson), y él, abandonan la firma para la que trabajan y deciden dedicarse solamente a defender a personas que lo merezcan. Convencidos a hacer de Hell’s Kitchen un lugar digno para vivir, montan su propio bufete y quedan a la espera de la llamada de algún cliente. De noche, en cambio, Matt es un vigilante enmascarado, que se frustra los planes de pequeños delincuentes en la ciudad: desde abusos domésticos hasta secuestros y trata de blancas. No tiene un rumbo claro, simplemente reparte algunos mamporros para salvar a quién puede.

El primer caso que tienen que resolver como abogados es el de Karen Page (Deborah Ann Woll), una bella trabajadora de una gran empresa, Union Allied, que ha sido encontrada en su piso junto a un hombre asesinado, con las manos manchadas de sangre y sosteniendo un cuchillo. El caso sería bastante sencillo de no ser porque Matt, gracias a sus habilidades, sabe que Karen no miente cuando dice que ella no asesinó a su compañero de trabajo. A partir de ese momento, los crímenes que El diablo de Hell’s Kitchen va investigando, acabarán por descubrirles la temible figura de Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio), un desconocido magnate que mueve los hilos de la corrupción y la delincuencia en la cocina del infierno.

Olvidaos de todo lo visto hasta ahora en Marvel Cinematic Universe, Daredevil se aparta de todo eso. Atrás quedan las bromas y el tono divertido de las películas de Iron Man o Los Vengadores, que siguen Agents of S.H.I.E.L.D. y Agent Carter (recientemente renovadas, por cierto). Daredevil es oscura, muy oscura. Los créditos iniciales ya dibujan una ciudad construida en sangre, para que te vayas haciendo una idea. Incluso en algún momento te llegas a preguntar quién es realmente el malo de la historia, porque los personajes están tan bien trabajados y sus motivaciones tan claras que en ocasiones la fina línea que separa un villano de un héroe puede verse borrosa.

Eso no sería posible sin uno de los mayores aciertos de la serie, su casting. Los actores de Marvel’s Daredevil hacen un trabajo impecable. Desde Charlie Cox hasta Rosario Dawson (que para desgracia de muchos sólo sale en 5 episodios) mantienen creíble su personaje. Y es que de eso se trata, de personas. Por ello se alejan de las explosiones y los disparos laser y nos traen una historia ambientada en un mundo real, en un mundo en el que cuando a un héroe le pegan, sangra. Y vamos si sangra el pobre Matt Murdock. Los personajes no saben si matar es bueno o malo, porque ellos solo intentan hacer lo que creen que es mejor para su ciudad. Hasta Kingpin es tan humano como tú y yo, con amigos y pareja, y lo curioso es que no desea nada diferente a lo que quiere el héroe.

La serie es una joya. Una de esas cosas que pocas veces ocurren. Sucedió con la adaptación de Canción de hielo y fuego y ahora con los cómics del Hombre sin miedo: Es una serie tan buena, que traspasa los límites del “frikismo” y deja de ser sólo para fans de las historias de la factoría de ideas. Por favor, vedla y disfrutadla. Dejadme hacer una mención especial para algunos planos secuencia que son dignos de otra excelente serie como True Detective. Lo que sucede es que a la serie de la HBO se le supone esa calidad, por presupuesto y el “target” al que va dirigido, mientras que nadie lo espera de una serie que narra las aventuras de un tío en mallas.

Daredevil es tan buena que después de verla cuando alguien te pregunta “¿Has visto Daredevil?” ya no frunces el ceño pensando en Ben Affleck, sino que sonríes, recordando alguno de los grandes momentos que tiene la serie. Aunque sólo sea una pared blanca.


Anuncios

2 comentarios en “Marvel’s Daredevil: Netflix exorciza el diablo de Ben Affleck de Hell’s Kitchen

  1. Pingback: Daredevil, deseando que el adiós no sea un hasta nunca | Crying Grumpies

  2. Pingback: Jessica Jones A.K.A. El resurgir de las heroínas | Crying Grumpies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s